VIII CONGRESO

DE SISTEMAS Y TECNOLOGÍAS
DE CERRAMIENTO DE EDIFICIOS

ENVOLVENTES
SUSTENTABLES

LA RESPONSABILIDAD COMO UNA
CONSTANTE EN LA ESPECIFICACIÓN

ACTUALIDAD


Se realizó en Rosario el VIII Congreso de Sistemas y Tecnologías de Cerramiento de Edificios

Una nutrida e interesada concurrencia de arquitectos, ingenieros, constructores, técnicos, empresarios de las industrias del vidrio y el aluminio, carpinteros y vidrieros e instaladores, se dieron cita en el auditorio de la Bolsa de Comercio de Rosario para asistir durante dos días a las conferencias del VIII CONGRESO SISTECCER, que esta vez tuvo por tema “Envolventes sustentables. La responsabilidad como una constante en la especificación”.

El público asistente y oradores llegados desde España, Chile, Brasil, Colombia y de nuestro país de las provincias de Mendoza, Tucumán, Córdoba y Buenos Aires, pudieron apreciar y comentar los resultados del Concurso “Diseño y tecnología para una torre de oficinas sustentable”, expuestos en el foyer y los trabajos premiados.

EN LA PRIMERA JORNADA

El acto de apertura estuvo a cargo de las empresas organizadoras del congreso ALUAR División Elaborados, DOW CORNING ARGENTINA y VASA, representadas por la Arq. Gabriela Nadal, la Ing. Gislene Attilio y el arq. Daniel E. Bergant respectivamente.

La arquitecta Gabriela Nadal agradeció a las autoridades del Colegio de Arquitectos de Santa Fe y el Colegio de Arquitectos Distrito 2, Rosario representados en su presidentes Arq. José Saruá y Arq. Eduardo Bagnasco, quiénes a su vez tomaron la palabra para resignificar la importancia del evento para la comunidad de profesionales de la arquitectura y la comunidad en general, poniendo el acento en la temática del congreso y la relevancia de los disertantes y las experiencias a compartir.

Un homenaje a Mario Roberto Álvarez, autor de la obra que cobijaba el evento, trajo el recuerdo del maestro de la arquitectura argentina a todos los presentes, y a partir de allí la sucesión de conferencias permitió tomar contacto directo con ideas y obras siempre en busca de esos conceptos que acerquen a la sustentabilidad.

El arquitecto Jeffrey Berk expuso sus logros mostrando la sede de Sancor Seguros en Sunchales, provincia de Santa Fé, a modo de ejemplo de “un proyecto sustentable”, dando paso a una estudiada alternancia de aportes técnicos y arquitectónicos, con la presencia del ingeniero Daniel Domingos (Brasil) quien describió en detalle la respuesta estructural y el espesor efectivo del vidrio laminado con interláminas de PVB. Those For women.

Llegado desde Córdoba, el joven arquitecto Lucio Morini sorprendió a todos los asistentes al mostrar el proceso de diseño y las etapas constructivas del nuevo Centro Cívico de Córdoba, en especial con la Torre de los Ministerios, cuya piel exterior desarrollada en base a una estructura romboidal en hormigón, que contiene detrás una piel de vidrio.

Sonriendo, narró las peripecias sufridas ante los cambios en la administración pública, y mientras a su vez cosechaba sonrisas, sinceró el desafío que le habían planteado a la ingeniería estructural para resolver la construcción de esa torre que hoy ha transformado la zona de emplazamiento como nuevo centro de atracción de la capital cordobesa.

Tras el almuerzo, fue el turno del ingeniero Alberto Fainstein aportando consideraciones desde el diseño estructural e incidencia de los vientos en las cargas sobre fachadas, mostrando como se utiliza el túnel de viento, con ejemplos de algunas de las torres de Puerto Madero.

Cuando el tema fue “la certificación como herramienta para lograr objetivos”, María Dujovne dio su visión desde la arquitectura, respondiendo a la pregunta qué es un edificio sustentable, y lo hizo más allá de normativas o preconceptos. Y el tema prosiguió con la participación del ingeniero Carlos Prada (España), quien abrió su charla exhibiendo en la pantalla una frase de Antonio Gaudí: “El arquitecto del futuro se basará en la imitación de la naturaleza, porque es la forma más racional, duradera y económica de todos los métodos”. Preguntó al público si la sustentabilidad es una moda o una necesidad, para de inmediato remarcar: “Es una necesidad”, y propuso utilizar fachadas reactivas, que se adaptan a las condiciones existentes, e inclusive ventanas inteligentes y vidrios con control solar variable, para luego destacar la posibilidad de considerar el agua como parte del diseño de una fachada, y pedir cuidar la buena calidad del aire interior.

En el cierre de esa primera jornada, Alex Brahm (Chile), titular de la oficina “+arquitectos” mostró una atractiva serie de obras bajo el lema de “Proyectar buscando siempre la sustentabilidad”, y así pudieron verse edificios corporativos de las nuevas autopistas de Santiago, la torre CCU con sus cuatro fachadas tratadas en forma diferenciadas según la orientación y el edificio Transoceánica, obra con la que logró disminuir el impacto ambiental y reducir los costos de operación, al tiempo que mejoraba las condiciones de confort y habitabilidad de los espacios.

Y los muchos aplausos que recibió, fueron continuadores de los que habían escuchado cada uno de los oradores anteriores.

EN LA SEGUNDA JORNADA

En la mañana del segundo día, el evento abrió con una mesa redonda conducida por el arquitecto Tomás Dagnino, de la que tomaron parte los arquitectos Fernando Calió (Buenos Aires) y Mario Isgro (Mendoza), acompañados por los ganadores del primer premio del concurso, profesionales que casualmente también viven en la ciudad de Mendoza.

Cada uno de ellos tuvo un tiempo previo para presentar sus ideas, proyectos y obras, mostrando Calió cómo trabajan en pos de la certificación Leed en el Estudio Baas (que integra junto a Guillermo Brunzini), mientras que Isgro describía de sus obras recientes una doble torre de oficinas en Mendoza y proyectos para el campus de la Universidad, explicando las dificultades que los jóvenes arquitectos deben enfrentar con sus clientes al querer certificar un edificio.

Y en el turno de los ganadores del concurso, los arquitectos Pablo Guerra (Mendoza) y Germán Würschmidt (tucumano residente en Mendoza), mostraron el trabajo premiado y también las obras que han realizado cada uno desde su estudio, en los que la sustentabilidad era suma de lejanas intenciones.

A continuación, el arquitecto Mederico Faivre emitió desde el escenario sus críticas al sistema, y en una charla que había titulado “Obtener el máximo posible de la materia”, luego de mostrar el trabajo de reciclaje de dos edificios modernos de la city porteña encargado por la Caja de Valores, dijo a los arquitectos presentes: “Buscamos una belleza que es una trampa; es belleza sin sentido”.

A su turno, los representantes de las tres empresas, Ing. Antonio Nacaratto (ALUAR), Ing. Alberto Chiavarini (DOW CORNING) y Arq. Daniel Bergant (VASA), describieron las aportes desde la tecnología para especificar una envolvente sustentable.

Chiavarini planteó la necesidad de tender al balance energético cero, “es decir, generar lo que se consume”, enfatizó. Los parámetros a tener en cuenta en la especificación de las aberturas y fachadas fueron tema de Nacaratto, quien destacó las aberturas de aluminio con ruptura de puente térmico, mientras que al hablara sobre los vidrios, Bergant expuso los beneficios de una correcta especificación, remarcando la imperiosa necesidad de alcanzar una menor emisión de óxido de carbono., y las performances de los vidrios de alta selectividad.

Y cerrando la charla, el ingeniero Chiavarini, tras señalar que “los selladores de siliconas han cambiado la fisonomía de las ciudades del mundo”, y agregó: “El vidrio estructural con siliconas contribuye al diseño sustentable”.

A modo de síntesis, los tres dejaron una frase expuesta en la pantalla: “Las ventajas de desempeño incluyen el incremento de la aislación térmica, control solar y estanqueidad, reduciendo el mantenimiento, ofreciendo un prolongado ciclo de vida útil”.

Obra pública y sustentabilidad fue el tema a cargo de los arquitectos Francisco Quijano (Director de la Unidad de Proyectos Especiales del Gobierno de la Provincia de Santa Fe), y Raúl Utgés (asesor técnico), quienes plantearon como idea central “la sustentabilidad desde el proyecto”, aportando varios ejemplos con hospitales de alta y mediana complejidad, hasta llegar al CEMAFE, edificio que funciona de 8 a 20, con máximo aprovechamiento de la luz natural.

Y dejar el concepto que guía tales trabajos: “Desarrollar estructuras que puedan contener variaciones de funciones en el tiempo, usar materiales de bajo mantenimiento, y que sean un aporte desde su diseño tecnológico”.

“Para nosotros -dijo Quijano- las especificaciones son muy importantes, pero no podemos incluir marcas, sino calidades”, y pidió a los fabricantes “que tengan auditorías activas, que serán buenas para ellos y para nosotros”.

Otro técnico llegado desde San Pablo, Brasil, el arquitecto Paulo Duarte, describió los conceptos con los que se trabaja en torno a envolventes, tecnología y sustentabilidad, dando paso para que la arquitecta María Teresa Egozcue, al hablar en nombre del estudio Egozcue Vidal + Pastorinio Pozzolo, explicara como tienen en cuenta a la sustentabilidad desde la génesis de las ideas.

Lo hizo repasando los primeros concursos ganados desde 1966 en adelante, los cuales fueron construidos en Río Gallegos uno, otro en Ushuaia (1973), un tercero en Neuquén (1996), hasta llegar al Centro Judicial de Santa Rosa, La Pampa, ganado en 2001, inaugurado en diciembre de 2010, e inclusive uno en Managua, Nicaragua, ganado en 2006…Y dejó para el final la noticia: “Acabamos de ganar el concurso para la sede gubernamental de la Ciudad de Buenos Aires”, proyecto que mostró con lujo de detalles.

Dos colombianos, los arquitectos Biagio Arévalo y Héctor Bernal, integrantes de la firma “Arquitectura e Interiores”, expusieron la ya amplia labor que vienen desarrollando desde la oficina de Bogotá en pos de lograr fachadas eficientes para edificios certificados Leed. Las imágenes permitieron conocer varios edificios corporativos en proceso de certificación, y luego de describir las estrategias Leed que emplean, dando respuesta a varios comentarios de otros expositores y preguntar ¿adaptar o adoptar?, concluyeron: “Al Leed no hay que tomarlo como un dogma, apoyamos los sistemas de certificación locales en desarrollo”.

En el cierre, la torre ZeroZero

El título de la conferencia de cierre anunciaba “La levedad de una fachada gruesa”, por el arquitecto catalán Enric Massip-Bosch, autor de la torre Diagonal ZeroZero, sede de Telefónica en Barcelona, premiada en España como la mejor de 2011, y coherentemente con la alta calidad del edificio, el decir no defraudó.

Mostró una foto con los integrantes de su estudio y se autodefinió diciendo “somos especialista en pensar el proyecto”, y con la primera imagen de la obra, sintetizó: “La fachada es el edificio mismo”.

Las fotos se sucedían sin descanso junto a las definiciones: “Me interesaba que fuera una torre conceptual”, y mientras mostraba la buscada relación interior-exterior de inmediatez, enfatizaba ante cada uno de los “espacios inspiradores” que exhibe la obra.

“Un edificio tan grande debe tener una cierta textura y generar sorpresas también”, y más fotos eran ejemplo de eso. Choose top online.

Planteó como determinante “el trabajo de la técnica” y apoyándose en un video mostró el proceso constructivo basado en un núcleo portante, más una corona portante exterior, que se complementa con un entramado exterior estructural, “que ayudó a reducir las dimensiones de los perfiles del muro cortina”, destacó.

La torre, construida en tan sólo 8 meses, “gracias a haber prefabricado muchos de sus componentes” -dijo-, se caracteriza por su fachada liviana de gran profundidad (1,30 metros) entre muro cortina y el sistema exterior, el cual genera sombras diferentes según la hora del día, lo que entre sonrisas llevó a que Massip-Bosch dijera: “La torre se mueve”, y tres fotos en paralelo la mostraban en la mañana, al mediodía y en el atardecer creando un juego de planos, tramas y sombras que la convierten en atipicidad valorable.

Cerrando las dos jornadas, ante una audiencia que no decayó, a pesar de lo intensas de ambas jornadas, el ingeniero Alberto Chiavarini, de la empresa DOW CORNING ARGENTINA, destacó la voluntad de las tres empresas organizadoras para persistir en este camino de difusión de las ventajas de la tecnología puestas al servicio de los profesionales y la comunidad y lanzando una invitación para la próxima edición del CONGRESO SISTECCER en el 2014 agradeciendo especialmente a los asistentes y oradores venidos de provincias y países lejanos.

Después, el cóctel, los diálogos, preguntas, nuevas respuestas, y un comentario general que ponía en valor la riqueza del intercambio alcanzado entre proyectistas, asesores y constructores en torno a las “envolventes sustentables”, en la mayoría de los casos teniendo en cuenta las tecnologías posibles que el país ofrece.